La Junta valora que la norma de calidad exija por primera vez la identificación del porcentaje racial de los productos ibéricos

La Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente considera que el proyecto final de norma de calidad del ibérico redactado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente atiende buena parte de las demandas de Andalucía, entre las que destacan la incorporación de la raza en la denominación, clarificar la alimentación y manejo de los animales, diferenciar los productos de la dehesa y mejorar el etiquetado prohibiendo la utilización de imágenes que pudieran confundir al consumidor, si bien otros aspectos importantes finalmente no se han tenido en cuenta. Para el consejero Luis Planas “aunque no hemos conseguido el 100% de nuestros objetivos, nos hemos quedado cerca de ellos, gracias al trabajo coordinado y serio con el sector”.

 

Entre los aspectos más novedosos de la norma, y que parte de las demandas trasladadas por la Consejería y el sector de manera conjunta, destaca que por primera vez se incluye el porcentaje racial en la denominación de venta cuando es 100% ibérico, una medida fundamental para dar transparencia a los consumidores a la hora de adquirir este tipo de productos. Sin embargo, las demandas andaluzas reclamaban aún más claridad en este aspecto, de tal manera que el porcentaje se incluyera en todos los casos en la denominación y no sólo en el etiquetado como se plantea finalmente para los animales cruzados.

En cuanto a la denominación en función de la alimentación, resulta positivo la simplificación a tres categorías que recoge el nuevo texto (bellota, cebo de campo y cebo) y siendo especialmente importante que se haya contemplado la denominación de bellota, una de las demandas que proponía Andalucía. Asimismo, también se ha cambiado el orden en la denominación del producto, haciendo primero referencia a la alimentación y luego a la raza, como pedían la Junta y el sector. No obstante, se mantiene la denominación de cebo, que no identifica el tipo de alimentación, frente a la de pienso que proponía Andalucía y que se ajusta exactamente a la práctica de esa categoría.

Respecto al etiquetado, el proyecto final, en consonancia con la posición de Andalucía, también mejora las anteriores propuestas y evita la utilización de alusiones o imágenes que pudieran confundir al consumidor, gracias a que fortalece la promoción del ibérico, restringiendo la utilización de ‘pata negra’ exclusivamente para productos de bellota 100% ibéricos; y ‘dehesa’ o ‘montanera’ para los de bellota.

Postura conjunta

Para realizar un análisis exhaustivo de la norma y proponer nuevas líneas de trabajo, el próximo lunes la secretaria general de Agricultura y Alimentación, Judit Anda, se reunirá con representantes del sector del ibérico. Este nuevo encuentro se enmarca en la ronda de contactos que ha venido manteniendo la Junta con el sector para consensuar y analizar los cambios en la normativa, tras haber alcanzado una posición conjunta con el objetivo de que se tuviese en cuenta en el texto final.

Andalucía, con una superficie de 1,2 millones de hectáreas de dehesa, es la comunidad con mayor potencial en la producción de porcino ibérico de montanera, con 5.000 explotaciones de porcino extensivo y un censo aproximado de 200.000 porcinos.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *