Berenjena y pepino cuestan al consumidor cincos veces de lo que se paga al agricultor

El precio de productos como la berenjena y el pepino que se cultivan en el campo almeriense se mantiene, en las últimas semanas, en registros que no superan los 0,30 euros de media, siendo de las hortalizas que más dificultades están encontrando en el mercado para repuntar su valor. Mientras tanto, estos productos hortofrutícolas son de los que experimentaron, en el pasado mes, un mayor incremento de valor en relación a su salida de origen. Y es que, el último Índice de Precios entre Origen y Destino (IPOD), elaborado por la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (Coag) y las asociaciones de consumidores UCE y Ceaccu, refleja que el precio de la berenjena para el consumidor fue de 1,61 euros el kilo, mientras que el agricultor ingresó por dicha cantidad 0,30 euros, es decir 5,43 veces más, lo que en términos porcentuales supone un incremento del 438%. Semejante fue la tendencia marcada por el pepino, cuyo valor en origen se situó en 0,29 euros y en destino su disfrute para el consumidor supuso el pago de 1,46 euros. De esta forma, el valor del pepino se multiplicó 5,09 veces de origen a destino, es decir registró un aumento del 409%.

 

En relación a otros productos hortícolas que se cultivan en los invernaderos de la provincia, destacan las diferencias de precio que tomaron calabacín, pimiento o tomate. El mayor incremento en este grupo de hortalizas se produjo en calabacín, ya que al agricultor se pagó 0,32 euros por un kilo, mientras que al consumidor se ofreció a un precio medio de 1, 44 euros. Así, este valor se multiplicó de origen a destino 4,53 veces, es decir, aumentó un 353% en octubre.

Por algo más de tres se multiplicó el valor de tomate y pimiento. En el caso del tomate de ensalada, el precio que alcanzó en el lineal fue de 1,91 euros cuando al agricultor se le valoró el kilo a 0,52 euros. El incremento de origen a destino fue de un 267%. El pimiento verde, que se pagó en origen a 0,53 euros, se vendió en destino a 1,82 euros, lo que supone un crecimiento de su valor del 347%. Por su parte, el pimiento rojo pasó de los 0,64 euros que se abonó al productor a 1,99 que pagó el consumidor por un kilo. La diferencia en este último producto generó un aumentó del 213% en el precio de origen a destino.

Entre los productos agro alimentarios analizados por la organización agraria y las asociaciones de consumidores resaltan las diferencias del valor, entre el agricultor y el consumidor, en cítricos. El mayor índice se registró en mandarinas. Este producto se pagó en octubre en origen a 0,29 euros y en destino se vendió a 1,99 euros de media, lo que indica que su precio se multiplicó por 6,86. Asimismo, el valor de la naranja y el limón fue 5,59 y 4,61 veces más para el consumidor, respectivamente.

En el último mes el Índice de Precios entre Origen y Destino que elaboran la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (Coag) y las asociaciones de consumidores UCE y Ceaccu, aumentó tras tres meses en los que se fueron sucediendo registros inferiores. De esta forma, teniendo en cuenta los productos agrícolas y ganaderos, el Índice quedó establecido en 4,09, que son las veces que se multiplica el precio recibido por el agricultor hasta llegar al consumidor final. En comparación con el mismo mes del año anterior, el IPOD disminuyó en octubre de 2012, ya que en 2011 se acercó a los 5 puntos. Las mayores diferencias en el último informe se registraron en coliflor y aceituna de mesa y, las menores, en aceite de oliva virgen extra, huevos, ciruelas, así como en cebolla.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *