Almería cultivará con control biológico esta campaña unas 25.000 hectáreas de frutas y hortalizas, el 90% del total invernado

La superficie de cultivo de frutas y hortalizas tratado con control biológico en la provincia de Almería superará esta campaña las 25.000 hectáreas, lo que supone un incremento del 20% sobre la campaña anterior. Con estas previsiones, según ha destacado el delegado territorial de la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, José Manuel Ortiz, la horticultura de Almería tendrá ya más del 90% de sus cultivos tratados con métodos de control biológico, “lo que la confirma como la provincia con la agricultura más respetuosa con el medio ambiente y que mejor atiende la demanda de los consumidores, cada vez más exigentes con la calidad y la seguridad de los alimentos”.

 

Este salto cuantitativo se debe principalmente al cultivo de tomate, que de las 3.150 hectáreas en control biológico de la pasada campaña, pasará hasta 7.350 (un 130% más), prácticamente dos tercios de la superficie dedicada a esta hortaliza en la provincia. Además del tomate, también está previsto que se incremente la superficie de cultivo en control biológico de berenjena (unas 1.220 hectáreas), judía (130), pepino (2.660) y pimiento (7.850 hectáreas). La superficie prevista de calabacín es de unas 870 hectáreas, mientras que la de melón estará en torno a las 3.000 y las de sandía rondará las 2.500 hectáreas.

El incremento de la superficie de tomate cultivada con control biológico en la lucha contra las plagas y las enfermedades supondrá una considerable reducción de los tratamientos con productos fitosanitarios. En la campaña 2011-2012, según datos de la Delegación de la Consejería, las 3.150 hectáreas de tomate en control biológico supusieron un ahorro de 55% en productos fitosanitarios.

Esfuerzo del sector y de la Junta

Para extender los métodos de control biológico a la mayor parte de la superficie de cultivos intensivos, los agricultores almerienses y la Junta de Andalucía han realizado un importante esfuerzo, “que ha supuesto una inversión conjunta de más de 120 millones de euros desde el año 2007, inversión de la que en trono a unos 45 millones han sido aportados por la Consejería y la Administración central”, según destaca José Manuel Ortiz.

Las subvenciones públicas al fomento de las Agrupaciones para la Producción Integrada en Agricultura incluyen ayudas al servicio técnico, análisis agronómicos y controles a cargo de entidades de certificación autorizadas. Asimismo, las ayudas del Programa Nacional de Control de Insectos Vectores de Virus tienen por objetivo potenciar los insectos auxiliares autóctonos, así como la introducción de insectos auxiliares multiplicados en insectarios.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *