Cae un 40% el rendimiento de la última cosecha de almendra

La sequía ha dejado huella en la productividad obtenida por los productores almerienses de almendra en la última cosecha. La Unión de Pequeños Agricultores (UPA) asegura que la reducción del rendimiento se ha situado en el 40por ciento, aproximadamente. Y es que, explica Francisca Iglesias, secretaria general de UPA-Almería, «mientras que el año pasado, como en campañas anteriores, se obtuvo una media de 250 gramos de pepita por kilo de almendra cosechada, este año se consigue 150 gramos, aproximadamente, es decir, se reduce un 40% el rendimiento en relación a la anterior cosecha». El principal motivo, señalan en la Unión de Pequeños Agricultores de Almería, ha sido la sequía que «ha puesto en peligro, no solo la totalidad de la producción durante gran parte del año, si no también a parte de las explotaciones de secano de algunas zonas de la provincia».

 

Las previsiones que tenían en la organización agraria se han mejorado según confirma Iglesias. «En agosto la esperanza de finalizar con estos resultados era casi nula». No obstante, «las lluvias que perjudicaron a finales del mes de agosto a la zona del Levante, fueron beneficiosas para las explotaciones de almendros del interior almeriense. De esta forma, se recuperó parte de la producción y se sobrevivieron árboles que estaban a punto de morir»», apunta Iglesias.

Menos beneficiosas, indica Francisca Iglesias, fueron las lluvias torrenciales que se produjeron a finales del mes de septiembre en la zona del Levante almeriense, ya que «también afectaron a las explotaciones de almendro de Huércal-Overa y alrededores, dejándo a gran parte de ellas en un estado lamentable». A colación, señala la responsable de UPA, «se salvó que la cosecha ya se había recolectado casi al completo y con la situación que padecen los productores hubiera sido catastrófico para ellos».

Mejores precios

La nota positiva de la campaña la deja el precio al que se ha vendido el producto. Francisca Iglesias asegura que los valores alcanzados por la almendra durante la recolección de la cosecha «han sido aceptables», debido «a la falta de producto en el mercado internacional, ya que el mayor productor, Estados Unidos, también se ha visto afectado por la sequía y su producción se ha reducido». En relación al año pasado, «han aumentado los precios por encima del doble». Así, en el inicio de la campaña se estaba vendiendo el kilo de pepita de almendra a 4 euros y el kilogramo con cáscara a 1,15 euros. «A principio de septiembre la cotización se situó en lo más alto y conforme fue progresando la recolección fue descendiendo el valor del género». No obstante, «se ha mantenido muy por encima del registrado en las últimas tres campañas», confirma la secretaria general de la Unión de Pequeños Agricultores de Almería. Según los datos que baraja la organización, en la campaña pasada el kilogramo de almendra con cáscara se vendió a 0,50 euros de media, mientras que el kilo gramo de pepita se situó en 1,8 euros.

Este año, concluye la responsable de UPA, «se ha quedado almacenado poco producto. La falta de dinero que tiene el productor y el buen precio han hecho que se venda casi toda la almendra».

Más venta en el exterior

La última información facilitada por la Agencia Andaluza de Promoción Exterior (Extenda) de la Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo, relacionada con las exportaciones de almendra realizadas por las empresas de la provincia indica que entre enero y agosto del presente año se produjo un aumento en cuanto a su volumen del 9 por ciento sobre el mismo periodo del pasado año, al contabilizarse 2,1 millones de kilogramos. El valor de la producción vendida al exterior fue de 9,2 millones de euros, lo que supone un incremento de un 25,6 por ciento.

El principal destino al que vendió almendra las empresas de la provincia continúa siendo Italia. Hasta allí se envió el 41,7 por ciento del producto exportado. No obstante, este mercado mantiene un pulso con el alemán por la almendra que se vende en Almería, ya que importó el 38,9 por ciento del producto que las empresas de la provincia vendieron en el exterior. También se comercializó género en Francia, un 13 por ciento del total, y en Líbano, un 3 por ciento.

En el contexto andaluz, las exportaciones de almendra de Almería representan el 60 por ciento del total del volumen y el 56,3 por ciento de la facturación registrada en los primeros ocho meses del año. Córdoba, Málaga y Granada, por este orden, se sitúan entre las provincias andaluzas que más almendra exportan.

En el ámbito estatal, destaca el delegado Territorial de la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, José Manuel Ortiz, « el sector almeriense se sitúa en quinta posición con una cuota de mercado del 6 por ciento».

UPA, contraria a la actual tendencia exportadora

Francisca Iglesias, secretaria general de UPA-Almería, entiende que la mejora de las exportaciones de almendra «no benefician al productor, sino todo lo contrario, lo están perjudicando». Según la responsable de la organización, las exportadoras ubicadas en la provincia, «gran parte de ellas de fuera» comercializan al exterior «bastante almendra que previamente han exportado de Estados Unidos» asegura Iglesias. Es más, considera que se está perjudicando, incluso, a la venta de almendra de Almería porque «Alemania se está decantando por la almendra estadounidense al contener menos ácido graso y ser más blanca. Estamos acostumbrando a todo el mercado al producto americano y puede traer consecuencias».

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *