La tierra agrícola de la provincia se paga al doble que la de Andalucía

El valor del terreno dedicado a la agricultura en la provincia, a pesar de retroceder en el último año un 3%, se sitúa entre los más caros de Andalucía. La mayor parte dedicada al regadío, sobre todo en lo que se refiere a explotaciones invernadas, hace que el precio medio de la tierra agrícola de Almería sea el doble que el de Andalucía. Así se refleja el la última Encuesta de precios de la tierra en Andalucía, correspondiente a 2011, realizado por la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente. 38.500 euros por hectárea, es el precio medio que se fija en la provincia de Almería, mientras que el andaluz se sitúa en 19.600 euros. En dicho periodo, los únicos valores medios que subieron fueron los de las fincas ubicadas en las provincias de Cádiz y Málaga.

 

Regadío

Las mayores cotizaciones se registran en los terrenos dedicados al cultivo de regadío, en los que la hectárea se paga por encima de 137.000 euros. Sin embargo hay zonas de la provincia, en cultivo de frutas y hortalizas, en las que este valor se multiplica. Así, en la Vega de Adra o en Roquetas de Mar alcanza los 300.000 euros, o en El Alquián y La Cañada, en la capital, puede costar una hectárea de regadío hasta 280.000 euros. Sin embargo, la media más alta, se sitúa precisamente en esta última zona, con 240.000 euros por hectárea. Le siguen Adra, Campohermoso, Roquetas de Mar, Vícar y Rambla Morales (Almería), con un precio medio de 180.000 euros. Por su parte, en El Ejido, municipio que concentra el 20% de la superficie invernada de la provincia, la cotización media ha sido de 150.000 euros. La tierra en regadío menos cotizada se sitúa en las zonas de Albox, Cuevas del Almanzora, y Serón, ya que la hectárea no supera los 32.000 euros.

Asimismo, para la producción de uva de mesa, también con sistemas de riego, o posibilidad de incorporarlos, se vende casi a 79.000 cada hectárea. Pero resalta, sobre todas las zonas, el precio de la hectárea en regadío de uva de mesa en El Ejido ya que cotiza a 210.000 euros. Por el contrario, en Canjáyar hay parcelas por las que no se paga ni 38.000 euros.

En cuanto a frutales de hueso, el valor medio se sitúa en 60.000 euros por hectárea, un 7,5% inferior a la del ejercicio de 2010. La mayor parte de estos cultivos se concentran en el Alto y Bajo Almanzora. Según detallan en la Delegación Territorial de la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, «Almería, con diferencia, es la provincia andaluza donde estos suelos están más valorados, ya que la segunda provincia con mejores cotizaciones es Granada, donde el precio medio no llega a 47.000 euros. Estas parcelas oscilan entre los 90.000 euros en Vera, a 36.000 en Albox. «En Huércal-Overa, que concentra el 94% de la superficie del cultivo de frutales de hueso, el precio más frecuente se situó en torno a los 65.000 euros, aunque por algunas explotaciones se han pagado hasta 90.000 euros».

Las tierras en las que se extiende el almendro de regadío son las terceras más cotizadas en la provincia. Según la ‘Encuesta’, el pasado año la cotización más frecuente se situó en casi 52.000 euros la hectárea, a pesar de un descenso del 4,8% sobre el año de referencia. En el Campo de Tabernas, «no obstante, hay parcelas de frutos secos con regadío por las que se pagaron hasta 80.000 euros», apuntan en la Delegación de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente.

El terreno que menos valor alcanza en el mercado es el dedicado al pasto. Además, es el que más valor perdió en el último año de referencia. Así, en la Encuesta se pone de manifiesto que el precio medio se situó en 6.349 euros la hectárea, un 12,6% menos que en 2010. A pesar de ello, Almería es la tercera provincia donde esta tierra de labor alcanzó mejores precios, por detrás de Cádiz y de Málaga. El Campo de Níjar y Almería capital hubo parcelas, aseguran en la Junta de Andalucía, «por las que se pagó unos 40.000 euros».

Estabilidad

En los últimos años, desde que comenzara la crisis económica, se ha registrado un descenso progresivo del precio de la tierra. Sin embargo, en 2011, este descenso fue más suave, tendiendo a la estabilización del precio. Según explican en Agricultura, «la hectárea de regadío se llegó a pagar a 350.000 euros, en la época en la que la ‘fiebre’ del ladrillo alcanzó su grado máximo. Su precio medio se situó en 169.000 euros». Sin embargo, entre 2007 y 2009, el valor del terreno fue disminuyendo hasta situarse por encima de los 140.000 euros. En 2010 se frenó la tendencia, pero ya había caído el precio de la tierra un 17% respecto a 2006.

Secano

La Comarca de Níjar, que concentra el 24% de la tierra que se cultiva en secano, cuenta con las cotizaciones más elevadas de esta tierra agrícola. El precio medio de la hectárea ronda los 75.000 euros y en algunas explotaciones se pagó hasta 225.000 euros. Y es que, explican en la Delegación Territorial de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, «son terrenos que cuentan con la posibilidad de convertirlos a regadío». Entra las zonas en las que más se paga por la extensión agrícola de secano se encuentra el entorno de la capital almeriense. En esta zona, el precio medio se situó en 52.000 euros la hectárea, aunque algunas explotaciones se alcanzaron los 90.000 euros.

El valor medio del secano en la provincia se situó en 2011 en los 24.500 euros, valor similar al de 2006, pero cuatro veces superior que al del año 2003. De esta forma, el la cotización que se mantiene más estable en los últimos cuatro años.

La comarca de Los Vélez concentra más del 50% del suelo agrícola de secano y donde los precios son más bajos. «En María, el precio medio se situó en 3.000 euros la hectárea, si bien por algunas parcelas se pagó 1.500 euros. En los otros municipios de la comarca, así como en Albox y Oria, las cotizaciones han oscilado entre 5.000 y 6.5500 euros».

En las explotaciones en las que se cultivan frutos secos de secano, por su parte, se pagó la hectárea a 6.800 euros, lo que supone, advierten en Agricultura, «un descenso del 5,2% en comparación con los datos del año 2010».

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *