La Junta de Andalucía analiza junto con el sector la nueva normativa de uso sostenible de los productos fitosanitarios

El director general de Producción Agrícola y Ganadera de la Junta de Andalucía, Rafael Olvera, ha mantenido una reunión con representantes de las organizaciones agrarias y otras entidades del sector, para analizar el alcance del Real Decreto 1311/2012, de 14 de septiembre, por el que se establece el marco de actuación para conseguir un uso sostenible de los productos fitosanitarios, y las medidas establecidas en el Plan de Acción Nacional.

 

El Real Decreto transpone a la normativa nacional la Directiva 2009/128/CE, que establece un marco jurídico común para conseguir un uso sostenible de los plaguicidas, mediante la reducción de los riesgos y los efectos de su uso en la salud humana y el medio ambiente.

Entre las novedades que introduce, se encuentra la necesidad de aplicar la Gestión Integrada de Plagas, como herramienta para conseguir un uso sostenible de los productos fitosanitarios mediante la conjunción de alternativas biológicas o culturales al uso de estos productos. Este requisito será obligatorio a partir del 1 de enero de 2014. En este sentido, aquellos agricultores pertenecientes a Agrupaciones de Tratamiento Integrado en Agricultura (Atrias) o que cumplan las exigencias de producción ecológica o producción integrada cumplirán automáticamente dicho requerimiento. En los otros casos, se hace necesaria la figura del asesor en Gestión Integrada de Plagas, como elemento básico para el uso sostenible de los productos fitosanitarios. Estos asesores deberán cumplir determinados requisitos en cuanto a su titulación y deberán estar inscritos en el Registro correspondiente.

Andalucía viene trabajando desde hace mas de 25 años en el fomento de la gestión integrada de plagas en los principales cultivos de nuestra región, en primer lugar con la aparición de las Agrupaciones de Tratamiento integrado en Agricultura y, posteriormente, con el desarrollo de la producción integrada y el control biológico de plagas en cultivos como los hortícolas protegidos y la fresa.

En el año 2012 existen en Andalucía 51 Atrias que abarcan una superficie de 79.414 ha y 10 cultivos, así como 433.182 ha de Producción Integrada, lo que sitúa a los agricultores andaluces en un punto de partida favorable para el cumplimiento de los requisitos de este Real Decreto.

Igualmente, en la normativa recientemente publicada se regulan las necesidades de formación para usuarios profesionales y vendedores de productos fitosanitarios que deberán acreditarla, además de estar en posesión del correspondiente carné. Este requisito ya se viene aplicando en Andalucía desde el año 2002, y hasta la fecha, se han emitido mas de 130.000 carnés de aplicador de productos fitosanitarios.

Entre las exigencias a los agricultores se encuentra el cuaderno de explotación. Cada explotación deberá mantener un registro actualizado de sus tratamientos fitosanitarios.

Otros aspectos que contempla el Real Decreto son medidas para la protección del medio ambiente y el agua potable y medidas para la reducción de riesgos en zonas específicas como zonas de protección de hábitats y especies y zonas de protección de especies acuáticas, así como medidas dedicadas al uso de productos fitosanitarios fuera del ámbito agrario.

El Real Decreto, según lo establecido en la Directiva, prohíbe las aplicaciones aéreas de productos fitosanitarios, salvo casos especiales aprobados excepcionalmente por la autoridad competente.

Plan de Acción Nacional

En la reunión también se ha analizado el Plan de Acción Nacional para el uso sostenible de productos fitosanitarios. Dicho documento recoge las medidas para conseguir los objetivos de un uso sostenible de los productos fitosanitarios marcados en la Directiva.

El Director General de la Producción Agrícola y Ganadera ha manifestado la importancia que los nuevos requisitos en materia de uso de productos fitosanitarios tienen para mejorar la competitividad de nuestra agricultura, así como su confianza en que la gran experiencia y el buen hacer de los agricultores andaluces, en este ámbito, hará posible una adaptación favorable a las nuevas exigencias.

Por último, la Consejería, dentro del marco de interlocución y colaboración permanente con las organizaciones agrarias, ha analizado las necesidades relativas a disponibilidad de productos fitosanitarios de los principales cultivos andaluces.

Fruto de dicho análisis se identificarán posibles soluciones y alternativas para conseguir un control integrado de distintas plagas y cultivos.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *