La distribución paga por la sandía el doble de lo pagó en la campaña almeriense

«Es una lástima que cuando la campaña de Almería se encuentra en pleno desarrollo los precios que están dispuestas a pagar las cadenas de distribución por la sandía sean la mitad de los que están dispuestos a pagar ahora», explica Pascual Soler, vicepresidente de Asa ja Almería y productor y comercializador de sandía. A pesar de que la oferta, en estos momentos es escasa, como advierte Soler, y la demanda está haciendo que la gran distribución trate de abastecer sus lineales sin importar, «ni el precio que pagan en origen ni el margen de beneficio, ya que el precio de venta final al consumidor no está variando en exceso», el desarrollo de la última campaña de primavera ha contado con diferentes controversias que han marcado el resultado final. Y es que «cuando comenzó a repuntar el precio debido a la menor entrada de producto de ultramar y de Senegal, las cadenas de distribución prefirieron seguir pagando menos por este producto aunque la calidad que ofreciesen fuera menor. Así los importadores alemanes comenzaron a buscar el producto en países como Turquía y la cotización de la sandía volvió a disminuir». Ahora, explica el vicepresidente de Asaja Almería, «están pagando hasta 0,50 euros al agricultor por un kilo de sandía, cuando en el mejor momento de la campaña almeriense se vendió la negra a 0,25 euros y la blanca a 0,30 de media».

Este productor de sandía almeriense reconoce estar sorprendido de la estrategia seguida por la gran distribución en estos momentos. «Nosotros en la provincia de Almería cuidamos al máximos los parámetros de calidad de la fruta que vendemos y sin embargo no influye para nada en la rentabilidad que obtenemos», asegura Soler, a la vez que añade que «no entiendo como ahora si pueden pagar un precio razonable por el producto y en la campaña almeriense tratan de presionar al máximo el valor de la excelente fruta que le ofrecemos».

La situación de escasez de oferta que se está produciendo en estos momentos, según el vicepresidente de Asa ja Almería se debe, precisamente, a esa presión que ejerce la distribución durante casi toda la campaña. «Los precios que están pagando habitualmente no cubren costes de producción por lo que impide que los agricultores se puedan planificar de un año para otro, seguir produciendo de la misma forma y mantener un nivel de oferta en el mercado». Este año, «en la provincia la campaña de sandía se puede calificar como nefasta, pero el inicio de otras zonas productoras nacionales tampoco ha sido bueno». Esto hace, año tras año, que el productor «se piense mucho si cultiva o no, en función de los resultados obtenidos en el ejercicio anterior».

Para Pascual Soler no es momento de pedir que los precios en origen se disparen. «Entendemos que la situación de crisis económica impide grandes cotizaciones pero los agricultores lo que pedimos es que se nos pague un precio razonable y lógico por el producto».

Explotaciones en producción varias

Sin mayor relevancia, como califica Pascual Soler, vicepresidente de Asaja Almería, se mantienen en producción algunas explotaciones con cultivo de sandía en la provincia de Almería durante el mes de agosto. «Algunas empresas grandes del Levante almeriense mantienen activas algunas fincas y también en la zona de Laujar y los alrededores, donde el clima es muy favorable para el desarrollo de la producción de sandía durante el mes de agosto», señala Soler. Este productor explica que, se podría aumentar la producción de esta fruta durante el verano en la provincia, ya que cuenta con un clima y determinadas ubicaciones que le son muy favorables al cultivo. Sin embargo, no augura un buen precio de una campaña a otra.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *