Almería abastece de berenjena al mercado durante todo el año

Los productores de Almería están cerrando el ciclo de oferta anual de berenjena. No es el único cultivo que está teniendo este comportamiento, pero como indica el presidente de Asaja-Almería, Francisco Vargas, si que, quizá sea el que más destaca en este aspecto, ya que son muchas empresas las que utilizan la berenjena para mantener la relación comercial con el cliente durante todo el año, permaneciendo activas en los meses estivales». Incluso, comenta Andrés Góngora, secretario provincial de Coag, «si analizas los precios que se cierran de septiembre a septiembre, se puede observar que durante el verano la berenjena se está vendiendo a mayor precio». Este comportamiento, lo único que pone en evidencia, para el dirigente de Coag, es que «el problema de venta reside en la propia provincia porque justo cuando no tenemos ningún tipo de competencia, que sólo ofrecemos nosotros berenjena, se vende más barato que cuando entran en producción otras zonas, tanto nacionales como internacionales».

 

El presidente de Asaja explica que, en los últimos años se ha observado una progresión de hectáreas dedicadas al cultivo de berenjena. «El 80 de la superficie se trasplanta entre julio y septiembre, y el 20% restante, de cara al abastecimiento del mercado durante el verano, en los meses de febrero y marzo». Sin embargo, añade Vargas, «la plantación tiene una vida superior a los once meses y esto permite al agricultor mantener el cultivo casi hasta cerrar el año». Las condiciones del trasplante, «con un marco de uno por dos, permite que, aunque la semilla se encuentra entre las más caras, la inversión por hectárea sea menor. Por ejemplo, mientras que en un invernadero de una hectárea se trasplantan 20.000 plantas de pimiento, en berenjena se necesitan 5.000, lo que, incluidos gastos de semillero, la inversión puede rondar los 5.000 euros». Una de las prácticas que se ha asumido en la provincia, por parte de un grupo de productores, es mantener la plantación «hasta tres años», afirma Andrés Góngora, «podando la planta, esperando su rebrote para volver a recolectar. Es un cultivo que lo permite».

Este año, los precios medios de este producto, afirma el presidente de Asaja-Almería, han caído por encima del 70%. Prácticamente, estas cotizaciones se producen manteniéndose Almería como único oferente. Sin embargo, «en verano hemos entrado desplazando del mismo a zonas tradicionalmente importantes como el Levante español». La explicación que encuentran desde Asaja es que «en la provincia la mayor parte de las comercializadoras cuentan entre su oferta con berenjena, lo que genera una ‘guerra interna’ que se traduce en bajada de precios» afirma Vargas. Además, este progresivo aumento de la superficie, puede influir en un mayor volumen ofertado en determinados momentos. No obstante, no se han producido grandes cambios en este aspecto».

Para Andrés Góngora, esta imperiosa necesidad de producir todo el año sólo está motivada por la disminución de la rentabilidad en la época natural de cultivo en Almería. Para seguir cultivando, muchos agricultores no dejan descansar la tierra, «algo que no es bueno para la actividad agrícola como determinan los estudios existente».

Más calidad con el éxito del control biológico

La implantación del control biológico en berenjena, como determinan desde Asaja y, también desde Coag, «está siendo un éxito». Además, «la polinización con abejorro está favoreciendo que ofrezcamos el producto más natural que hay en el mercado», asegura el presidente de Asaja Almería, Francisco Vargas. La fauna auxiliar está actuando positivamente contra las principales plagas que afectan a este cultivo. Como señala Andrés Góngora, secretario provincial de Coag, «Este cultivo es muy resistente a todo tipo de enfermedades, lo que favorece».

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *