UPA defiende una alianza europea de agricultores, consumidores y ecologistas

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) ha reclamado en Bruselas una “alianza firme” de agricultores y ganaderos con consumidores y ecologistas en defensa del modelo familiar de producción de alimentos. La organización ha recordado que la sociedad europea “se juega mucho” con la reforma de la Política Agraria Común, “y tenemos que estar unidos en la defensa de la agricultura familiar”, el modelo “más justo, seguro y sostenible”. José Manuel Roche, secretario de Relaciones Internacionales de UPA, participa hoy en Bruselas en una reunión con representantes de organizaciones de consumidores y grupos ecologistas, en el seno Comité Económico y Social Europeo.

 

UPA ha pedido mantener los apoyos a la agricultura europea como requisito para que ésta “pueda responder a las necesidades y expectativas de los ciudadanos, los contribuyentes y los consumidores, para que garantice la competencia leal y unas normas comunes de calidad y seguridad para nuestros alimentos, a la vez que ayude al funcionamiento del mercado único”.

Roche ha declarado que las prioridades del sector agrario son “garantizar la calidad y seguridad de los alimentos, proteger el medioambiente y el bienestar de los animales, lograr que los agricultores europeos sean competitivos en los mercados internacionales sin distorsionar el comercio mundial y proteger a las comunidades rurales, fomentando su dinamismo y sostenibilidad”.

“No podemos jugarnos el abastecimiento de alimentos dejando a la agricultura sin defensas contra la crisis” ha declarado Jose Manuel Roche, quien sostiene que “gracias a las ayudas que recibimos los agricultores, podemos preservar una serie de bienes públicos que el mercado por sí solo no podría atender: la protección del medioambiente, el bienestar animal y unos alimentos seguros y de gran calidad. Los niveles de la UE a este respecto están entre los más altos del mundo. Por ello, producir alimentos cuesta más en Europa que en países donde no cuentan con éstas normas.”

La PAC supone a cada ciudadano europeo una inversión de unos 30 céntimos de euro al día, con un coste total para la UE de 53.000 millones de euros al año, una cifra que viene reduciéndose en cada ejercicio desde los años 80. “Si comparamos el gasto en defensa de los 27 países de la Unión Europea encontramos que es casi 7 veces superior al presupuesto de la PAC, que sólo representa el 1% del gasto público de la UE”, ha explicado Roche. “A cambio de esto, los contribuyentes reciben una abundante oferta de alimentos seguros y de gran calidad, además de la protección de los insustituibles entornos y paisajes europeos.”

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *