El cultivo de judía invierte su tendencia y crece un 72% este año

El cultivo de judía en la provincia de Almería venía registrando un descenso en los últimos años hasta situarse en 680 hectáreas durante la campaña 2010-2011. Este producto, que requiere un mayor coste de producción en su fase de recolección, debido a la especialización de la mano de obra, ha pasado de producirse en más de 3.000 hectáreas de invernadero, siendo Almería un gran referente en este cultivo, a caer hasta menos de esas 700 hectáreas. En la presente campaña los productores han dedicado 1.170 hectáreas al cultivo de la judía, lo que supone un incremento en relación a la anterior, de un 72%. El volumen producido, según los datos facilitados por la Delegación Provincial de Agricultura, se ha situado en 21.465 toneladas, un 73% más que en la campaña 2011-2012, cuando el volumen de judía producido fue de 12.410 toneladas.

 

La judía, explican desde Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, «ha sido un cultivo que había ido perdiendo una gran superficie en la última década, aproximadamente unas 2.000 hectáreas en los diez últimos años, debido a los costes de mano de obra -que son muy elevados-, por lo que en buena medida, la producción se ha ido desplazando a otros países donde el coste de la mano de obra es menor». Uno de los principales competidores, que ha ido avanzando en superficie cultivada de judía ha sido Marruecos.

Al tratarse de un trabajo más especializado, tanto en la producción como en la recolección del producto, entienden desde la Administración andaluza, «la falta de cualificación de personal en esos países para cumplir con los exigentes niveles de calidad que se requieren para este producto, ha sido una de las posibles causas de que haya aumentado la superficie en esta campaña en un 72% en la provincia de Almería.

Según Asaja-Almería, en este incremento de superficie dedicada a la judía, asegura su presidente Francisco Vargas, «ha tenido que ver la vuelta al invernadero del trabajo familiar». Y es que, aclara Vargas, «el mayor coste de este cultivo es la mano de obra y, muchos agricultores que habían optado por otros cultivos, han vuelto a la judía al contar con el apoyo laboral de la familia».

Agricultura estima que en la próxima campaña puede ir en el mismo sentido, de incremento de superficie y producción, lo que supone, según determinan desde la Administración andaluza, «una buena noticia para el sector y viene a incidir en el mensaje de que por la vía de una excelente calidad y un servicio personalizado al cliente se pueden defender las cotas de mercado de manera mucho más consistente y duradera.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *