La campaña hortofrutícola de Almería registra un récord absoluto en volumen de producción

La Asociación de Jóvenes Agricultores de Almería ha realizado un balance de la actual campaña. La organización agraria considera que ha sido “aceptable” ya que, aunque ha disminuido el valor de la producción un 3,75%, el volumen de frutas y hortalizas producido a crecido un 13% hasta superar los 3,18 millones de toneladas, “una cifra récord en la provincia de Almería”, aseguró Francisco Vargas, presidente de Asaja-Almería.

 

La nota más significativa de la campaña, según Vargas, es que “ha sido más homogénea para el agricultor. Estamos ante un año en el que no se puede decir que unos pocos han ganado mucho y otros muy poco, sino que el beneficio ha estado más repartido”. Entre los datos aportados por la organización, destaca que, “después de restar los costes por hectárea a los beneficios generados, a diferencia de otros años, en la presente campaña se registra un saldo positivo superior a los 2.400 euros”, señaló el presidente de Asaja Almería.

Se han batido todos los registros anteriores en producción de tomate, superando el millón de toneladas, con mejores precios, en general, que en la pasada campaña. Así, en pimiento también aumentó el volumen, aunque su valor medio por kilo cayó un 16%. Sólo el pimiento italiano se vendió a mejor precio. En relación a los cultivos de primavera, Francisco Vargas resaltó el comportamiento favorable del melón, “a pesar de que el precio, en ningún momento, haya superado el euro por kilo, como en campaña precedentes”. En cambio, para la sandía, “ha sido un mal año”. Y es que, para esta fruta, el precio medio de venta en origen rondó los 0,14 euros, una reducción respecto a la pasada campaña del 35%.

Para Asaja, esta campaña ha estado marcada por la crisis de la E.coli, de la cual, el sector ha salido reforzado, aunque acusó su efecto en la primera parte de la misma. Además, las heladas generaron pérdidas estimadas en 4 millones de euros y los costes de producción volvieron a subir, principalmente por el aumento del precio del agua, electricidad, plástico y gasóleo. También fue un año marcado por la aprobación del nuevo documento que regirá las relaciones comerciales entre la Unión Europea y Marruecos, “con repercusiones negativas para el sector hortofrutícola almeriense”, apuntó Vargas.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *