La Junta apoya con 571.000 euros la retirada definitiva de dos barcos en Almería

El delegado de la Consejería de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía, José Antonio Salinas, ha entregado una resolución de la Dirección General de Pesca y Acuicultura, por la que se concede una ayuda de 571.184 euros a la cooperativa Delfos, propietaria del barco ‘Antonio y Aurora’, que se ha acogido a las medidas de ajuste del esfuerzo pesquero con la retirada definitiva de la actividad, ayuda que se enmarca en el Programa Operativo del Fondo Europeo de Pesca y que ha sido informada favorablemente por la Delegación Provincial.

 

El ‘Antonio y Aurora’, con base en el puerto de Almería, se dedica a la pesca de arrastre de fondo en el caladero del Mediterráneo desde el año 2001. La ayuda tiene por finalidad la paralización definitiva de la actividad pesquera de los barcos de mayor antigüedad. Con esta ayuda, según ha destacado el delegado de Agricultura y Pesca, “se consigue adaptar la flota pesquera almeriense a los recursos pesqueros, que cada vez son más escasos”.

Uno de los requisitos para acogerse a estas ayudas es que la embarca-ción debe de tener 10 o más años de antigüedad, tomando como referencia la fecha de entrada en servicio del buque. Asimismo, los titulares de los barcos deben acreditar 90 días de actividad pesquera en cada uno de los dos perio-dos de 12 meses anteriores a la fecha de presentación de la solicitud, o 120 días en los 12 meses anteriores.

José Antonio Salinas ha valorado el esfuerzo que realiza el sector pes-quero almeriense para adaptarse a las exigencias de la Política Pesquera Co-munitaria actual, con el fin de elevar la rentabilidad y sostenibilidad de las empresas pesqueras que realizan actividad, así como mantener e incrementar el grado de biodiversidad de los recursos y los ecosistemas marinos.

De cara a la reforma de la Política Pesquera Comunitaria, Salinas recuerda las gestiones que viene realizando la Junta de Andalucía en defensa de la pesca artesanal andaluza, de manera que se trate ponderadamente al sector pesquero artesanal y al industrial, y ha recordado que la flota artesanal realiza una actividad compatible con la preservación de las poblaciones pesqueras, por lo que defiende que se modifique la definición de este tipo de arte, de manera que no se limite a las características técnicas de la eslora de los buques, sino que tenga en cuenta criterios como la frescura de sus productos, la cercanía de los caladeros y la dependencia socioeconómica de muchas familias de los municipios donde se ubican los puertos pesqueros.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *