Los apicultores españoles perderán 1,3 millones de euros de fondos comunitarios por los recortes del Ministerio de Agricultura

La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) denuncia que los apicultores españoles podrían perder hasta 2,6 millones de euros de fondos comunitarios por los recortes de la Administración central y autonómica en las partidas del Programa Nacional Apícola (PNA) en 2012.

 

La Comisión Europea aprobó para España en el trienio 2011-2013 una cantidad total de 11 millones de euros anuales, lo que significa que en cada uno de estos ejercicios nuestro país debería aportar al Programa Nacional Apícola un total de 5,5 millones de euros, de los que 2.750 millones correspondería aportar al Ministerio de Agricultura y otra parte similar a las CC.AA. Sin embargo, en los presupuestos 2012 el Ministerio de Agricultura ha rebajado la aportación estatal (de 5,5 millones de euros a 4,2), por lo que la UE rebajará su cofinanciación en la misma medida (-1,3 millones de euros). Si el porcentaje de recorte es el mismo en las autonomías (-24%), y todo apunta a que sea así, los apicultores perderán más 2,6 millones de € en el presente ejercicio.

En el cuadro estimativo de pérdidas de cofinanciación del Programa Nacional Apícola 2011/2012 (véase cuadro pág. 2), se observa que las regiones apícolas de nuestro país más afectadas por el recorte son las cuentan con mayor número de colmenas y apicultores profesionales: Valencia, Castilla-León y Extremadura, seguidas por Castilla-La Mancha, Andalucía, Cataluña y Aragón.

Ante esta situación, COAG exige al Ministerio de Agricultura y a las CC.AA. que se comprometan a financiar todo lo que les corresponde para alcanzar los 11 millones de euros del presupuesto aprobado por Bruselas para la apicultura española. “Más aún, si tenemos en cuenta la complicada situación productiva que atraviesa la apicultura española por el efecto de la sequía que, unido a la caída de precios en origen por el impacto negativo en el mercado de la miel de los cultivos transgénicos (maíz MON 810) y la creciente mortandad de colonias de abejas por la toxicidad de los insecticidas “neonicotinoides” utilizados cada día más en numerosos cultivos, colocan a las explotaciones apícolas por debajo del umbral de la rentabilidad”, ha señalado José Luis González, responsable del sector apícola de COAG.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *