Asaja solicita inspecciones en las importaciones para garantizar la calidad de sandias y melones

Asaja-Almería solicita que se incremente la labor de inspección para todos los productos que son importados desde los llamados Países Terceros o Emergentes ya que a menudo el producto importado no tiene el grado de maduración suficiente, lo que perjudica a las hortalizas y frutas de verano de nuestra provincia que llegan a un mercado que en muchas ocasiones ya ha sido hundido por los exportadores e importadores que trabajan con producto de estos países.

 

En estos momentos se está iniciando la comercialización de sandia y melón de los países del norte del continente africano, los del sur de América llevan ya varios meses en los lineales, en los supermercados vemos como el color no es el adecuado, presentan tonos de color pálido y no tonos intensos propios de una buena maduración, pero además el dulzor del producto deja mucho que desear, lo que perjudica al consumidor que dejará de comprar estas frutas de verano lesionando gravemente las previsiones de los horticultores almerienses.

ASAJA recibe cada día denuncias de agricultores que aseguran que se están incrementando el número de almacenes y empresas que descargan camiones repletos de productos hortofrutícolas, generalmente procedentes de Marruecos. En principio, hasta aquí, nada de excepcional pero cuando nos acercamos para ver el manipulado de estos productos obtenemos un NO por respuesta.

También observamos en numerosas ocasiones que nos encontramos producto en los supermercados, en ocasiones manipulado por empresas españolas, algunas afincadas en Almería, que presentan una más que dudosa calidad en algunos de los productos hortofrutícolas comercializados. También leyendo el etiquetado nos parece curioso que, que en numerosas ocasiones, la procedencia del producto sea española y no marroquí o de otro país Tercero, cuando estas empresas trabajan habitualmente con Países Terceros. Ante esto los agricultores de Almería pensamos que se podría haber perdido la trazabilidad del producto con el consiguiente riesgo que ello conlleva.

Por todos los europeos es sabido a estas alturas que la trazabilidad del producto es una exigencia para todos los productos agrícolas y ganaderos cuyo destino sea la UE y no una diferenciación del producto.

Su aplicación afecta a todas las etapas de producción, manipulación, transformación y distribución de alimentos y por ende a todas las empresas agroalimentarias incluidas incluso aquellas que fabrican piensos para alimentación animal.

La aplicación estricta de la norma es esencial para preservar la salud y el bienestar de los ciudadanos, así como sus intereses sociales y económicos. Pues bien, si nuestras sospechas son fundadas numerosos importadores podrían estar haciendo su “agosto” al no aplicar correctamente las normas de trazabilidad en los productos que manipula e incluso se podría llegar a poner en peligro la seguridad alimentaria ante la falta de controles de estos productos.

Por estas razones ASAJA Almería ha enviado una carta al delegado de Agricultura en funciones de nuestra provincia, José Antonio Salinas, para solicitarle que la campaña “no cortes en verde” también se haga extensiva a los almacenes de los importadores y que se intensifiquen las inspecciones para estas producciones de Países Terceros que son en numerosas ocasiones las que llevan a confundir al consumidor y arruinan las expectativas de futuro para los productores autóctonos.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *