España ha perdido 5 millones de ovejas en cinco años

La cabaña ganadera de ovino y caprino volvió a reducirse en nuestro país en 2011. Según datos de la Comisión Europea conocidos recientemente, España perdió 1,5 millones de cabezas de ovino y unas 211.000 de caprino el último año. En 2007, el censo ovino superaba los 22 millones de cabezas; en 2011, apenas rebasaba los 17 millones. La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) ha denunciado que el incremento de los costes y el bajo precio que los ganaderos perciben por sus productos está llevando a muchos productores a abandonar la actividad.

 

Entre ovejas y cabras, España ha perdido más de 2,5 millones de cabezas desde 2008 (-11,35%). De esa cifra, casi dos millones de cabezas se perdieron en 2011. La organización agraria UPA achaca a la subida de los costes de producción y a los bajos precios que los ganaderos perciben por sus productos el abandono de muchos ganaderos, “ahogados por las deudas e incapaces de resistir la pérdida de rentabilidad”.

UPA ha recordado que desde el año 2009, el precio medio del pienso para corderos y chivos de engorde se ha incrementado más de un 20% -y se esperan nuevas subidas en 2012-, el gasóleo agrícola se ha encarecido más de un 40%, la energía eléctrica se encarecerá un 7% este mes y los medicamentos para el ganado también han subido sus precios, aunque el precio de la leche y de la carne de oveja y de cabra no se ha incrementado en la misma medida, “por lo que somos los ganaderos quienes hemos asumido una tremenda pérdida de rentabilidad”, ha explicado Román Santalla, secretario de Ganadería de UPA.

El precio en origen la leche de oveja se mantuvo en 2011 a precios similares a 2010 y en lo que llevamos de 2012 ha experimentado un ligero incremento de entre un 2,8% y un 5,8%. Por su parte, la leche de cabra arrastró durante todo 2010 el hundimiento del precio en origen que provocó la reducción de las importaciones francesas a finales de 2009. En 2011 y lo que llevamos de 2012 ha ido recuperándose el precio, “aunque no lo suficiente”, según la organización.

El problema es, en opinión de UPA, que la subida de costes es tan grande que el precio que perciben los ganaderos no permite ni siquiera cubrir lo que cuesta un litro de leche. La leche de cabra y oveja es materia prima para algunos de los mejores quesos del mundo, como el Manchego, el Cabrales, el Idiazábal o la Torta del Casar, entre otros productos.

Román Santalla ha animado a las industrias compradoras de leche a ser “responsables, comprensivas y solidarias” con la situación “crítica” de los ganaderos españoles, “pagando por la leche el precio que verdaderamente cuesta producirla”. UPA ha reiterado su llamamiento al conjunto del sector y a las Administraciones públicas ante la necesidad de garantizar un justo reparto del valor de los productos ganaderos a lo largo de la cadena.

“El mantenimiento de la cabaña ganadera de nuestro país es estratégico para el futuro de las zonas rurales y de algunos de los productos más emblemáticos de nuestra gastronomía”, ha concluido el responsable de Ganadería de UPA.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *