El campo almeriense no descansa

El sector hortofrutícola está atendiendo, en su mayor parte, los pedidos de sus clientes. A excepción de algunas comercializadoras que han tomado la decisión de cerrar con motivo de la huelga general, la mayoría trabajan con cierta normalidad. Algunas de ellas llevan a cabo su actividad a puerta cerrada para evitar incidentes. Sin embargo, como ha ocurrido en el caso de La Unión o AgrupaEjido, la jornada laboral se desarrolla sin ningún tipo de hermetismo. Precisamente, los piquetes han visitado hasta tres ocasiones las instalaciones de Alhóndiga La Unión con el objetivo de informar a los trabajadores del motivo de la jornada de paro, sin que se haya producido alteración alguna, ni en la labor de unos, ni en la de otros.

 

Los piquetes están acudiendo a todos los centros hortofrutícolas en los que se está trabajando. En algunos, como es el caso de Ferva, la dirección ha decidido dar por finalizada la jornada. Pero en otras empresas como Murgiverde, que se mantiene a puerta cerrada, la actividad continúa, a pesar de la visita de los piquetes.

Las subastas de frutas y hortalizas se están celebrando. Los agricultores, como cualquier otro día, han acudido al invernadero para desempeñar sus tareas, recolectar el fruto y trasladarlo a los centros de comercialización.

Para Asaja-Almería valoran la jornada de huelga como “tranquila y casi desapercibida”.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *