Koppert depura la técnica de control biológico de plagas en melón y sandía

La multinacional Koppert, dedicada a proporcional servicios de control biológico, ha logrado compatibilizar el uso de un sólo insecto auxiliar, el Amblyseius swiirski, en el control de plagas de los cultivos de primavera por excelencia en el campo almeriense, es decir tanto en melón como en sandía. La técnica utilizada por Koppert ha obtenido resultados satisfactorios en los ensayos llevados a cabo hasta la fecha. Según explican desde la empresa, «controlamos la mosca blanca y el trips en los cultivos de primavera como son melón y sandía, con la introducción de un único agente de control biológico como es el Amblyseius swirskii. La dosis recomendada para el melón y sandía de A. swirskii varía entre 50 y 75 individuos por metro cuadrado. Con esta técnica logramos erradicar estas plagas en los meses que dura esta plantación, y empezar con los invernaderos limpios de plagas en el siguiente cultivo de pimiento o tomate».

 

Koppert ha comprobado que las fincas que realizan control integrado en los cultivos de primavera de melón y sandía, mediante la introducción de las cantidades adecuadas de A. swirskii, han registrado un menor índice de virus transmitido por estas dos plagas. Con la implantación de este sistema, que Koppert lleva aconsejando varios años, «se ha conseguido disminuir el coste económico para el agricultor y erradicar un insecto tan peligroso como es la mosca blanca, importante vector de transmisión de virus».

Koppert es la empresa pionera en el control biológico. Siempre ha trabajado, señalan desde la multinacional incluida en el entramado empresarial de la industria auxiliar de la agricultura, « en el convencimiento de que la introducción de fauna útil es una auténtica realidad en el control de plagas para todos los cultivos hortícolas».

El sistema integral que desarrollan en la empresa se centra, tal y como detallan, « en la utilización de insectos y ácaros beneficiosos en todas las plantaciones, que se van rotando a lo largo del año». De esta manera, añanden en Koppert, se consigue mantener los invernaderos limpios de plagas durante todo el ciclo de cultivo.

En relación a los tradicionales cultivos que se inician en la segunda mitad de la campaña, melón y sandía, puntualizan «siempre van asociadas al cultivo de pimiento en la zona del poniente y al de tomate en la zona de levante en la provincia de Almería».

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *