La competencia marroquí impide que aumente el precio del calabacín

El calabacín es uno de los productos que está registrando peores precios medios en esta campaña según la valoración que hacen desde las organizaciones agrarias. A penas ha disfrutado de unas semanas en las que su valor ha sido calificado como ‘bueno’. Fue durante el pasado mes de enero, un momento en el que como indica Manuel Arévalo, director comercial de Nature Choice, «apenas tuvo repercusión en la recuperación de la rentabilidad de la producción de calabacín en esta campaña debido a que el volumen que Almería ofrecía al mercado, en ese momento, era muy escaso». Gran parte de la campaña se ha vendido por debajo de los 30 céntimos de euro el kilo, «incluso en diciembre, se pagó en origen por este producto hasta 0,15 euros», recuerda Arévalo. En las condiciones actuales en las que se desarrolla el cultivo y la comercialización de calabacín, y teniendo en cuenta el comportamiento en el mercado de esta hortaliza en lo que va de año agrícola, «debería estar vendiéndose entre 0,90 y un euro el kilogramo». Las heladas han mermado la producción local, sin embargo, su valor en el mercado no repunta, ello se debe, apunta el director comercial de Nature Choice, «a la entrada de producto en la Unión Europea, principalmente, procedente de Marruecos». Esta competencia que ejerce el país alauita, no se espera que descienda.

 

Las condiciones climatológicas van a generar, según explica Manuel Arévalo, un aumento de la producción de calabacín en Almería, pero también «es de suponer que favorecerá también en este aspecto a los cultivos marroquíes». Y es que, el sector no cuenta con datos sobre la producción de Marruecos, y como apunta Andrés Góngora, secretario provincial de Coag-Almería, «se hace altamente complicado obtener cifras fiables relacionadas con la agricultura de Marruecos». Sobre los efectos que genera en el negocio provincial la entrada de frutas y hortalizas en la Unión Europea procedentes del país alauita, más que en tomate, en estos momentos la competencia marroquí para el sector hortofrutícola almeriense está siendo «más fuerte en calabacín», afirma Francisco Vargas, presidente de Asaja-Almería.

Tomate

Sin embargo, aunque el volumen de tomate que está exportando Marruecos a la UE está siendo menor en estos primeros meses del año, debido al descenso de su oferta condicionada «a la gran producción que obtuvo, sobre todo, en los primeros meses de la presente campaña», apunta Góngora, «lo cierto es que tampoco se está vendiendo el tomate de Almería a un precio muy razonable para las circunstancias actuales», apostilla el dirigente de Coag. Al respecto, Andrés Góngora no entiende «como podemos decir en Almería que estamos contentos porque el tomate está cotizando a un precio medio de 0,76 céntimos. Parece que cada vez nos conformamos con menos».

Para el secretario provincial de Coag la competencia merma la capacidad de Almería, pero no olvida en señalar a la gran distribución y sus estrategias como causantes de parte de la bajada de las cotizaciones de los productos. En el caso del calabacín, por ejemplo, Góngora explica que «toda la producción se está vendiendo lo que indica que hay demanda, sin embargo el precio sigue sin repuntar». Por ello, el responsable de Coag-Almería, entiende que «se debe a la presión que ejercen las cadenas de distribución». Con este hándicap, sin embargo, «se cuenta durante los doce meses», señala Manuel Arévalo.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *