Junta y sector refuerzan su voto en contra al acuerdo agrícola entre la UE y Marruecos

La consejera de Agricultura y Pesca, Clara Aguilera, ha presidido la Mesa de Interlocución Agraria en la que han participado representantes de las Organizaciones Profesionales Agrarias y la Federación Andaluza de Empresas Cooperativas Agrarias (Faeca) para reforzar el voto en contra del sector y el Gobierno andaluz ante el debate que se iniciará mañana en el Parlamento Europeo sobre el cuerdo comercial agrícola entre la Unión Europea y Marruecos.

Asimismo, Aguilera ha afirmado que aún desconoce cuál es la postura del ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, ante la posible ratificación de dicho acuerdo y ha insistido en que aclare cómo se posicionará el Gobierno en esta votación que tendrá lugar esta semana. “Es fundamental que el Gobierno vele por los intereses de la agricultura andaluza para evitar la ratificación de un acuerdo con Marruecos que cometa los mismos errores y deficiencias que el ahora vigente”.

La Junta de Andalucía se opone, de manera firme, a la firma del acuerdo comercial agrícola entre la Unión Europea y Marruecos “porque ocasionaría un serio perjuicio a los agricultores andaluces”, ha asegurado la consejera quien ha recordado que “el actual acuerdo no respeta los precios de entrada preferenciales establecidos ni las cantidades asignadas a cada producto”.

En este sentido, Aguilera ha insistido en que “las normas de calidad, seguridad alimentaria y de residuos fitosanitarios que se aplican a las producciones de la Unión Europea no son las mismas que las exigidas a las producciones procedentes de terceros países”; algo que, por un lado, supone un riesgo para los consumidores y, por otro, sitúa a los productores europeos en clara desventaja y los hace víctimas de una competencia desleal que, en ningún caso, está siendo compensada por Europa.

 

Reducción de módulos fiscales para los agricultores

Otro de los asuntos abordados en la Mesa de Interlocución Agraria de hoy ha sido la reducción de los índices de rendimiento neto en el Régimen de estimación objetiva del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físcias (IRPF), aplicables a aquellas actividades agrarias que durante el ejercicio 2011 sufrieron fuertes descensos en los rendimientos por causas extraordinarias.

En este sentido, la Consejería de Agricultura y Pesca ha elaborado un informe en consenso con el sector agrario que se elevará al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente solicitando dicha reducción de módulos fiscales para 2011.

Dicho informe refleja, además, las adversidades climáticas que han afectado a los rendimientos de diferentes cultivos como las inundaciones producidas en la Vega del Guadalquivir en enero de 2011, que dañaron la producción de cítricos; las bajas temperaturas, que afectaron a la producción de fresa al inicio de la campaña; las heladas de enero de 2011, que dañaron los cultivos hortícolas al aire libre; las fuertes lluvias de mayo en la zona del Alto Guadalquivir, que perjudicaron al girasol, trigo, algodón, olivar y hortícolas; las fuertes tormentas en la zona de Granada en junio de 2011, que produjeron serios daños a las producciones de cereal y lechuga; los daños por Mildiu en las producciones de uva; el rajado en cítricos o la sequía registrada en los meses de septiembre a diciembre de 2011, que afectó al olivar y al sector ganadero; la crisis de la E.coli, que afectó al sector de la fruta y hortalizas, o los bajos precios del aceite de oliva, entre otros.

Asimismo, el informe contempla otras circunstancias que han perjudicado al sector ganadero como el incremento del precio de los piensos a lo largo de 2011 o los daños por plagas en las producciones de algodón.

 

Grupo de trabajo europeo del Olivar

Durante la reunión, la consejera de Agricultura ha anunciado a los miembros de la Mesa de Interlocución Agraria que el próximo 7 de marzo se constituirá en Bruselas el Grupo de Trabajo de Regiones Europeas del Olivar, liderado por el Gobierno andaluz.

Aguilera ha asegurado que este grupo nace con el objetivo de defender los intereses estratégicos del olivar y el aceite de oliva y está abierto a la participación de todas las regiones productoras que quieran adherirse. Según ha defendido, pese a la existencia del Consejo Oleícola Internacional, con un carácter más técnico y un alcance global, se necesita un grupo de presión a nivel europeo, capaz de influir en las políticas que se definen desde Bruselas.

“El liderazgo europeo en producción y comercialización debe contar con un liderazgo de las regiones olivareras europeas, organizadas en asociación y que contribuyan de una manera activa en la definición de las políticas europeas que afectan al olivar y sus productos”, ha aseverado Aguilera.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *