Biodiversidad espacial II

Setos

Los setos son hileras de árboles y arbustos (donde también crecen hierbas silvestres), generalmente situados en los bordes de las parcelas de cultivo, en los terraplenes y/o siguiendo los cursos de agua que atraviesan la finca.

Los setos desempeñan numerosas funciones como las siguientes:

 

Teniendo en cuenta sobre todo la última de las funciones señaladas anteriormente, el plan de conversión a la horticultura ecológica debe abordar la plantación de setos en aquellas parcelas donde no están presentes. No obstante, dado que los setos leñosos tardan tiempo en desarrollarse, pueden complementarse al inicio con la plantación de setos herbáceos.

Las especies vegetales que se emplean como setos herbáceos suelen ser plantas silvestres (hierbas, aromáticas, medicinales…) u otros cultivos. Las familias de las umbelíferas (hinojo, anís, cilantro, apio, perejil, eneldo, etc.), las compuestas (manzanillas, margaritas, achicoria, cardos, etc.) y las leguminosas, son especialmente exitosas para estimular la presencia de enemigos naturales. Es importante que haya diversidad de especies, por ejemplo, plantas de distinta altura, anuales y perennes y con distinto momento de floración, eliminando las más competitivas. En la Tabla 3 se muestran algunos ejemplos de setos leñosos y herbáceos que contribuyen a incrementar la presencia de enemigos naturales.

 

control-plagas-favorecida-por-setos

 

En lineas generales, se recomienda que alrededor del 5% de la superficie de la finca esté ocupada por setos y/o manchas de vegetación naturales para que haya un buen control de plagas. Y hay que evitar especies con las siguientes características:

especies

 

Las especies elegidas para conformar los setos se suelen plantar de tal forma que las de mayor porte se establecen siguiendo el borde de la parcela, y las de menor porte en una línea paralela pero hacia el interior de la parcela. La disposición suele ser al tresbolillo para aprovechar lo máximo posible el terreno. En el caso de parcelas pequeñas los setos deben ser arbustivos o con plantas de bajo porte. En algunos casos, es necesario mover o cortar estos setos herbáceos para que los enemigos naturales colonicen el cultivo en el momento preciso para que el control de las plagas sea eficaz.

Por otra parte, hay que tener en cuenta que aunque los setos mejoran el control de las plagas, hay ocasiones en que también pueden favorecer la presencia de alguna plaga, sobre todo cuando el seto es poco variado y está compuesto de plantas que son hospederas de dicha plaga. Por ello, el agricultor ecológico debe observar periódicamente lo que ocurre en el seto y, en su caso, buscar asesoramiento en especialistas que le ayuden en la elección de las plantas a instalar.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *