Pre-filtros para motores agrícolas

Un motor necesita de aire para poder quemar el combustible que lo hace funcionar. Ese aire debe estar libre de impurezas para evitar desgastes prematuros en sus piezas móviles, nos referimos al polvo (tierra) que al entrar en contacto con dichas piezas actúa como un abrasivo fatal. Si a esto le sumamos que un gran porcentaje del componente del polvo se trata de cilicio (arena) que al calentarse a altas temperaturas se transforma prácticamente en vidrio, esto nos da una idea del perjuicio que producirá en los motores.

 

Los filtros de aire modernos trabajan a través de un sistema de separación en seco, que consta de un papel filtrante por donde se obliga a pasar aire, que actúa como “malla” o “colador” de estas partículas. Estos papeles no son comunes, sino que son fabricados bajo estrictas normas internacionales por todos los fabricantes del mundo y poseen una determinada porosidad que es menor al tamaño de las partículas consideradas como abrasivas para las piezas móviles de un motor.

 

¿Cómo evitamos que los filtros se ensucien demasiado rápido?

Los filtros colocados en los motores agrícolas que trabajan en ambientes con demasiada suciedad se saturan a las pocas horas de uso. Esto se da porque la suciedad en el aire es tal que tapa los poros del papel de manera muy rápida. En estos casos es muy importante la utilización de un prefiltro de aire con turbina dinámica. Estos prefiltros actúan como un “centrifugador” de impurezas repeliendo hasta un 95% de la suciedad, sin que ésta ingrese al filtro, por consiguiente provocaremos un gran ahorro económico al extender en gran medida la vida útil del filtro de aire y del motor, reduciendo los gastos de mantenimiento y consumo del motor y mejorando su rendimiento.

 

¿Cómo funciona un prefiltro de aire dinámico?

El aire pasa por una turbina estática o estator, que posee unos alabes fijos orientados de manera circular que obligan al aire a tomar un sentido de rotación al igual que un remolino. Este “remolino” impulsa una turbina de aspas montada sobre rulemanes que comienza a girar alcanzando entre 5000 a 7000 r.p.m. Toda partícula que intente pasar a través de esta turbina dinámica, será inmediatamente rechazada por ésta hacia el exterior a través de unos canales de descarga diseñados especialmente para tal fin. Con este sistema logramos extender hasta 10 veces la vida útil de los elementos filtrantes de papel.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *